17.7.07

Poema del azar favorable


André Breton, Paul Eluard, Tristan Tzara y Valentine Hugo.
"Cadáver Exquisito" 1929.Pastel sobre papel; 40.5 x 24.5 cm.
Museo de Arte Moderno de Estocolmo

La tarde noche del 17 de abril de 1986, de una forma que, sin temor a equivocarnos demasiado, podríamos llamar casual, Gato, Melvidius y Lorens, fundadores tiempo más tarde del grupo lúdico-literario FuLano De TaL, después de una entrevista en Catalunya Radio (que no viene al caso contar aquí) acabaron en un bar del norte del ensanche barcelonés. Para tomarse una coca cola fresquita, como solía decir la Gato, con aquella gracia tan suya y tan seria a la vez. Y casi para matar el rato, uno de ellos, no se sabe a ciencia cierta cual de los tres, propuso que jugasen al Poema del azar favorable. Un juego inventado por Tristan Tzara, el fundador de Dadá.
Se trata –explicó el proponente– de recortar al azar de un periódico cualquiera 63 palabras. Estas palabras serán clasificadas en tres series de 21 palabras cada una. Y cada uno de esos términos o vocablos corresponderá a una de las tres partes “principales” de la frase: sujeto, verbo y predicado. De tal guisa, cada palabra puede convertirse, siguiendo las reglas generales de construcción de la frase, en una proposición del tipo (para el sujeto) la cúspide ovalada del cielo en lugar de sólo la cúspide. Y para el verbo: pretender olvidar en lugar de simplemente olvidar. Y, finalmente, para el predicado: al poeta dormido en lugar de el poeta.
- Todo ello, según las reglas – prosiguió el proponente- que estableció Tristan Tzara en “Uno dos tres cuatro cinco seis siete manifiestos DADA”, para elaborar un Poema Dadaísta. Y que son las siguientes:
Coja un periódico.
Coja unas tijeras.
Escoja en el periódico un artículo de la longitud que quiera darle a su poema.
Recorte el artículo.
Recorte enseguida con cuidado cada una de las palabras que forman el artículo e introdúzcalas en una bolsa.
Agítela suavemente.
Ahora saque cada recorte uno tras otro.
Copie concienzudamente en el orden en que hayan salido de la bolsa.
El poema se parecerá a usted.
Y es usted un escritor infinitamente original y de una sensibilidad hechizante, aunque incomprendido por el vulgo
.
Gato, que no se cortaba un pelo – en honor a su alias, todo sea dicho – pidió al dueño del bar un periódico antiguo y unas tijeras.
Ya con el instrumental a su disposición, cogieron papel y boli.
- Al azar, las primeras que se os ocurran. – insistieron los tres.
Dicho y echo. Recortaron las 63 palabras distribuyéndolas en tres series de 21 (la primera para los sujetos, la segunda para los verbos y la tercera para los predicados). Depositaron cada serie por separado, mezclándolas en el sombrero de Gato. Luego, colocaron cada serie en tres montoncitos en medio de la mesa.
Entonces, no sin cierta expectación, eligieron al azar un recorte de cada montón, en grupos de tres, hasta formar una frase, y así sucesivamente hasta formar las 21 frases.
Copiad concienzudamente – recordó Lorens-, permitiéndoos solamente la licencia de modificar el género, número y tiempo de las palabras o proposiciones, aunque añadiendo los nexos necesarios para la correcta articulación de la frase.
- Y el poema se parecerá a usted – confirmó Melvidius, todo solemne.
- Y es que usted es un escritor marcado por la suerte del azar favorable – rubricó i
Y con todas aquellas palabras construyeron este absurdo poema:
El recuerdo es la sangre del espejo
el odio, el esplendor de la Biblia.
Esgrimo mi corazón a contracorriente
mientras espero pérfidas iguanas,
descorazonadas, perdidas en la penumbra.
Cafeteras acuáticas telefonean,
beben, encienden los muros
del olvido, el contento de sus escamas,
los platos, esas cálidas caricias
de nácar que acuchillan lo maravilloso
.
Amarillo desconocido y silencioso,
cuando miro hacia su húmedo interior
los saltimbanquis reconfortan sus espacios
bostezan cenizas especiales
dibujan cristales llenos
de lunas urdidas en lo otro.
La soledad mata cualquier temporal,
acaramelada sombra de coral,
abierta al amor del amianto.
Todo eso, conspiraciones de pinturas transparentes
espío con mi fría escafandra.

Etiquetas:

1 comentarios:

Blogger Premio consuelo para Lucía Folino ha dicho...

EL AZAR.




El azar, que es la vida misma,
vino como una ola de fuego
a quebrar las piernas de los jinetes
encarnados en la ingente telaraña
de la calma chicha.
Entraba en la noche,
púlpito de nostalgias,
en una vaguedad de ocres
y grises que iban cambiando
poco a poco.
A lo lejos, gigantescos muros
se precipitaban sobre las cabezas;
gritaban gravemente
los viejos y los mariquitas;
rogaban los arquitectos
tras el derrumbamiento y el sudor;
olía a quemado la Belleza.
Terminaba en incendio
la sequía lustral, onerosa.
La orquesta siguió tocando
al ritmo respiratorio
como un simulacro de batalla.
Flotaba en el aire un espesa nube
de humo y nicotina.
Y allí, parada como un mimo
con su máscara de tiza blanca
cruzó la voluptuosa Eros el umbral,
vestida de gala para coronar
al más simple de los mortales,
a la más humana y obstinada
de todas las bestias vivientes,
al divino animal devorador del Tiempo
que me refleja en los vidrios espejados
de este humilde dormitorio.













Soy Lu.
Comandante General del Mundo Entero y
Papisa de la Iglesia Luciangélica.


Estáis invitados a mis blogs.

4:08 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal