17.3.06

Buenas noches, y buena suerte


George Clooney: Buenas noches, y Buena Suerte (Good Night. And Good Luck). Francia, EE.UU., Reino Unido (2005). Estreno: 10/02/2006 Distribuidor: Manga Films Duración: 93'. Canciones: Dianne Reeves. Actores/Actrices: Patricia Clarkson, Matt Ross, Tom McCarthy, Tate Donovan, Reed Diamond, Robert John Burke, Frank Langella, Ray Wise, Jeff Daniels, George Clooney, David Strathairn, Robert Downey Jr...
Sinopsis: Buenas noches, y Buena Suerte acontece durante los primeros tiempos del periodismo televisivo en EE.UU, en la década de los 50. Es la crónica del auténtico enfrentamiento entre Edward R. Murrow, presentador de las noticias, y el senador Joseph McCarthy y el Comité de Actividades Antiamericanas. Con la firme voluntad de informar de los hechos e ilustrar a la audiencia, Murrow y su incondicional equipo -capitaneado por su productor Fred Friendly y Joe Wershba desde la sala de redacción de la CBS- hacen frente a las presiones corporativas y de los patrocinadores para examinar las mentiras y las tácticas alarmistas perpetradas por McCarthy durante su "caza de brujas" comunista. Cuando el Senador reacciona acusando al presentador de ser comunista, se erige una enorme indignación pública. En aquel clima de miedo y represión, el equipo de la CBS siguió adelante sin atender a ruegos. Su tenacidad finalmente valió la pena cuando el mismísimo McCarthy tuvo que presentarse ante el Senado y fue desposeído de poder una vez que sus mentiras y abusos quedaron por fin al descubierto.
Bueno, bueno, bueno... Unos van y se duermen. A otros el tema les parece demasiado recurrente (siempre con lo mismo). Otros, en cambio, encuentran la peli un tanto asfixiante, casi claustrofóbica (pocos exteriores encontraremos, eso es cierto). Monotemática, dicen. Aquellos otros afirman que David Strathairn va de palo (o viga). Es decir, un tanto hierático el hombre; demasiado rígido, no sé, poco expresivo.
Todos tienen razón, por supuesto. Y, sin embargo, Buenas noches, y Buena Suerte es una MUY BUENA película… ¿Acaso no hemos visto la misma peli? Se preguntarán. Por supuesto que sí. Y me explico.
Primero. Después de un día fatigoso y estresante, y si el tema no te motiva especialmente, Buenas noches, y Buena Suerte puede, efectivamente, pillarte a la contra. Incluso puede adormecerte.
Segundo. A cualquier persona con mil y una ocupaciones y actividades, acomodado por lo tanto su discurrir cotidiano al estilo narrativo de las historias cruzadas (o paralelas) que predominan en la televisión y, cada vez más, en el cine, quedarse encerrada en una historia en blanco y negro, con personajes que están a lo que están y que no parecen estar demasiado pendientes del espectador, le puede provocar una sintomatología inversa. Es decir, un ataque de ansiedad.
Tercero. Está el protagonista, David Strathairn. Un hombre serio. Bueno, bueno, bueno... Pues resulta que, aparte de que el actor tiene un registro más bien estático, lo cierto es que Edward R. Murrow, el personaje real al que la da espléndida réplica, dicen que era más o menos así. En todo caso, su pétreo rostro invade la pantalla y se te come hasta las palomitas.
Cuarto y definitivo. Tranquilos señores míos, porque todos ustedes tienen razón, y yo todavía más: Good Night. And Good Luck es una pequeña y brillante pieza de orfebrería cinematográfica y social. Sin aspavientos, es cierto, pero sumamente eficaz. Opino, modestamente, que George Clooney escoge el dial adecuado y mantiene, conscientemente, el volumen del dramatismo en un tono moderado. Esto está bien. Nos permite ver y oír sin interferencias acústicas y apreciar mejor, si cabe, esa atmósfera tan conseguida. Tan certera, premeditada y engañosamente afable. Entre las tinieblas del blanco y negro (que yo agradecí), el planteamiento del film permite acercarnos a una de tantas infamias históricas (no de las peores, pero infamia al fin y al cabo). Una afrenta a la dignidad, fruto de la estulticia, la necedad y la miseria de la que son capaces los que ejercen y detentan el poder cuando ven amenazada la estabilidad de su trasero.

Etiquetas:

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

¡Y cuenta, además, con esa (agradable)discreción de Clooney, que sabe mantenerse como actor en un discretísimo y secundario plano de fondo..!

9:26 p. m.  
Blogger Cronopio ha dicho...

Pues sí, lo cierto es que tenía a Clooney como a una especie de galán "reciclado" a postmoderno y ha sido toda una sorpresa su filme.

12:16 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal