25.11.08

Interruptus


Se levantó sobrecogido por una pesadilla de las que él llamaba, presumiendo de humor negro, de serie A. Las de “Serie b” serían aquellas en las que no te persiguen para clavarte un cuchillo en la espalda, por poner un ejemplo socorrido; de las que le joden a uno las convicciones de la víspera. Además, como no podía ser de otra manera, el sueño era en blanco y negro, sino no es “serie b”, porque aunque la sangre sea roja, como todo el mundo sabe, la percepción humana es traidora por naturaleza.
Cuando se lo contó al psicoanalista, éste, aparte de una tosecilla inoportuna, no demostró demasiado interés. Además lo dejó con la narración a medias.
- Es la hora - , dijo mientras depositaba su cuaderno de notas en la mesita.
No se irritó, como le ocurrió el primer día. Ya hacía tiempo que había acabado por aceptar el código de conducta del "gremio" sin mayores problemas.
Lo cierto es que estaba en completo desacuerdo con la afirmación de que los sueños son anticipaciones” de lo que más tarde o temprano sucederá. Porque hay sueños y sueños. Es decir, también hay sueños basura. En otras palabras, hay que saber discernir entre lo importante y lo secundario.
Una vez hecha la cama, escuchando los mamporrazos de los operarios que estaban poniendo al día el patio interior, pintando paredes y cambiando bajantes, encaramados en el andamio, con el café todavía caliente y escuchando a Antonio Vivaldi, se puso las bambas de pasear y fue descendiendo poco a poco a la playa de la realidad.
Y lo cierto es que la encontró tan sucia como sus sueños.
Texto: cronopio
Fotografía. Rosa Mora: “In the Country of Last Things XXV: El desfíle completo de síntomas”
Flickr Galería de dádiva
http://www.flickr.com/photos/11314595@N07/

Etiquetas:

4 comentarios:

Anonymous El Ganso Goloso ha dicho...

Muy bueno: pocas palabras, las justas. Pocas imágenes, las necesarias (esos zapatos viejos...) Detrás, todo un mundo.
Es verdad: hay que saber discernir entre lo importante y lo secundario...
Me encanta leerte, como siempre.
Besos

2:07 p. m.  
Blogger Cronopio ha dicho...

Gracias, como siempre, Ana. Me alegro que sigas en la brecha
Por cierto, buenas fiestas y alerta al consumismo voraz que nos acecha
Besos
Arturo

9:19 a. m.  
Blogger Rosabcn ha dicho...

Hola Arturo,

Estaba echando una ojeada a tu blog -siempre quiero dedicarle más tiempo, pero ya sabes cómo son las cosas...- y me encuentro con dos fotos mías!

Ningún problema y un honor, Arturo, ya sabes. Pero si la próxima vez me lo dices me leo al momento tu texto y te pongo comentario!

Quedamos así? (tengo otro email..)

Siempre me han gustado tus textos, y me fascinan los sueños.

xxx Rosa

12:00 p. m.  
Blogger Cronopio ha dicho...

Una vez más, gracias Rosa.
No ahorres elogios, a la soledad del escritor, le va bien de vez en cuando un “reconocimiento” y viniendo de ti, de Brotons o de Popaul, todavía más
Un abrazo

12:58 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal