29.10.08

Jane Birkin: ¿caminaba o volaba?

"Jane Birkin, arrastrada por su perrito, pasando a toda velocidad, de incógnito, frente al Café Bonaparte. Es un recuerdo reciente. Hace quince días, estaba sentado con Bryce Echenique en París, en la terraza del Café Bonaparte, cuando vimos pasar a una espigada, guapísima, misteriosa Jane Birkin que caminaba o volaba, arrastrada por la velocidad de su encadenado perrito.



Fue una feliz fugaz visión de Birkin, toda una artista verdadera. Y recordé que ella siempre fue la artífice de la reconciliación entre su marido y Ringer, a la que dedicó palabras amables: “Me parece una maravillosa intérprete. Los verdaderos fans de Gainsbourg la aprecian tanto como yo.”
Enrique Vila-Matas: Dietario voluble, Anagrama 2008, páginas 56 y 57


Dedicatòria de “La Banda des quatre”.
De copes a l’Ascensor. Nit del 28 d’octubre de 2008

Etiquetas:

2 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Hace poco salió en un reportaje de un telediario, por su asistencia a un estreno o algo así. Es cierto que, por primera vez, se veía mayor o, por lo menos, madurilla. Pero, haciendo cuentas, teniendo en cuenta la edad que te sale, pues puedes concluir que casi sigue en plan adolescente, como toda la vida.

Invado tu espacio para lanzar la cosa y rollo personal, pero es que el apunte que haces es de los que impulsan a la participación...

En mi caso la fijación surgió desde las turbadoras fotos (la película tardaría en llegar...) de una revista francesa ("Realités")que hablaba de algo modernísimo: "Blow up". En las fotos, en el estudio de un fotógrafo al último grito, la espalda de Vanesa Redgrave (poca broma)y dos jovencitas minifalderas con medias completas de colores que resultaban destrozadas junto a sus locos vestidos. Una de ellas, Jane Birkin.

Más tarde, ya siempre localizada en películas y con consistencia de actriz, con el recuerdo evidente del "Je t'aime, moi non plus" con el Gainsbourg. Como que aunque saliera sin camisa no se le veía el pecho (Castellón de la Plana, decían), quizás para compensar a sus admiradores hacía gala de un poderoso trasero, que ha sido marca de la casa hasta hace muy poco. Y siempre que salía en una peli era garantía de jovialidad.

Un día se nota que se ha hecho, además, una gran actriz, en un duelo sentido con su padre en la ficción, un padre con el que conversa cuando lo sabe cercano a irse del todo ("Daddy Nostalgie"). Tavernier pocas veces estuvo más preciso, llegando a explicar todos los aspectos que rodean una situación así.

Siempre me ha parecido ella más cría, alegre y animada que su propia hija, que gusta ver por el reflejo de su madre que aporta...

Tavernier, Deville, ... Todo un catálogo de directores odiados por los del "Cahiers du cinema" la colocó en sus castings, pero también gente como Rivette la consideró como una más de su escudería de jovencitas que han hecho durante años el goce de un cierto cine francés, del disfrute...

Por ahí iba.

Gracias por la cita.

Popaul

10:11 p. m.  
Blogger Cronopio ha dicho...

gracias por el comentario, salpicado (como siempre) de apreciaciones de viejo cinéfilo, amante de la fantasía y "belleza intelectual" del cine frente a los mamotretos "toma y daca" que invaden nuestra triste cartelera y embrutecen nuestros sentidos con la técnica de "ver para olvidar".
Gracias nuevamente por el comentario. Últimamente la sección "comentarios" está más vacía que las arcas de los bancos (pobrecitos, snif)

10:32 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal