6.7.08

Los cronocrímenes


Juegue gratis. Al límite de la frialdad del sistema. Juegue con el tiempo y comprobará que encontrarse consigo mismo puede ser el inicio de un camino repleto de catástrofes. Que el tan socorrido argumento (al que llamamos “tópico” porque en realidad no creemos en él) de que todos tenemos un “doble” no tiene nada que ver con cruzar los límites de la realidad y encontrarse con el mismo tipo al que le cepillas los dientes cada mañana clavándote una tijera en zona pelviana de la pierna, también llamado muslo.
Juegue al cronocrimen y verá que susto. Esta película no es para transeúntes e indigentes, no se equivoque otra vez. Es para tipos duros como usted, pero si de verdad quiere comprobar ese temple del que presume, no se ponga nervioso cuando el tipo al que rasura la barba cada mañana, tiene un accidente con su camioneta y, maltrecho y malherido, se cambia la venda de la pierna para taponar las heridas de la cara y, acto seguido, empieza a perseguirle con muy aviesas intenciones.
No, amigo, usted no se ha vuelto loco. Son ellos, es decir, usted mismo… Vale, no trataré de explicárselo. Mire… Puede que ni siquiera se lo merezca. ¿Al fin y al cabo, qué diablos hacía usted hurgando con sus prismáticos en el bosque? ¿A cuento de qué interesarse por esa mancha roja hasta descubrir que era la prenda de una preciosa muchacha? ¿Por qué adentrarse en el bosque sin la información adecuada? ¿Si hacía sólo un rato se habían cruzado los dos, ella lindamente montada en su bicicleta y usted a bordo de su furgoneta?
Sí, ahora empieza e entenderlo, la misma furgoneta con la que tuvo el accidente, del que salió tan mal parado y por el que tuvo que vendarse la cara con tan poca destreza que acabó pareciendo una momia. Y ya, irreversiblemente, como el tiempo mismo, perseguir al que le acuchilló la pierna, y finalmente, porque una vez atravesados los límites de lo que esos ingenuos de ahí fuera llaman realidad, ¿cómo parar?, cómo no seguir al farsante que se hace pasar por usted, no sea que amanezca mañana y sean un tropel en el lavabo, que no quepan ni en el espejo, si es que ya hay espejo, que yo empezaría a dudar seriamente de que ese container está ahí tumbado en el borde del camino porque sí, de pura casualidad.
Yo no sé, pero de usted no me fiaría nada, pero nada de lo que le está ocurriendo. Yo saldría de la sala del cine y “pies para que os quiero”. Y es que hay películas que intimidan, que se parecen tanto a nuestros sueños más temibles que, a veces, el camino más corto entre dos puntos es cerrar los ojos y encomendarse a la santísima providencia. Y permítame que le advierta de que hace tan sólo diez minutos un coche negro le embestirá por detrás y la camioneta y usted irán a empotrarse en el árbol más cercano, y que le van a sangrar hasta las cejas, y lo dicho, tendrá que utilizar la venda sucia de la herida de la pierna para vendarse la cara, y de tal guisa (como una momia) hace tan sólo quince minutos tendrá que hundirle las tijeras a ese sujeto que usted conoce tan bien, justo cuando se acerque a la chica desnuda que, tan sólo veinte minutos antes andaba tan linda y feliz, con su bicicleta, por el sendero del bosque.
Nacho Vigalondo: Los cronocrímenes, España 2007, Guión de Nacho Vigalondo, Karra Elejalde, Nacho Vigalondo, Bárbara Goenaga y Candela Fernández.

Etiquetas:

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Hola Arturo: Nada que ver con la peli que comentas. La macrobiótica es bastante más pacífica y ahí que nos vamos con Esme unos días. Por cierto has visto Caos Calmo? QUé te ha parecido?

Una abraçada, Anna

9:31 a. m.  
Blogger Cronopio ha dicho...

Bienvenida al igloo de la Morsa, Ana!!!
No sabes el frío que hace por aquí, ufffffffffff
Pero qué se puede esperar de unos animales que parecen focas pero con unos comillos que pa’ qué
Las dos pelis a elegir para ver eran ésta y Caos calmo precisamente. Creo que hay que ir a verla. Obligado. ¡Palabra de morsa!
Os deseo que os lo paséis pipa con la macroesa y, además, sin los MAROMOS, que no es poco, je,je,je

7:01 p. m.  
Anonymous la maga i el club de la serpiente ha dicho...

tan solo queria guiarte a www.myspace.com/lamagaielclub creo que fuiste uno de los que nos regaló con su presencia. No sabia como contactarte.

11:29 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal