8.11.06

La nada del Mac Guffin


“Y ahora conviene preguntarse de dónde viene el ‘Mac Guffin’. Evoca un nombre escocés y es posible imaginarse una conversación entre dos hombres que viajan en un tren. Uno le dice al otro: “¿Qué es ese paquete que ha colocado en la red?” Y el otro contesta: “Oh, es un ‘Mac Guffin’ ”. Entonces el primero vuelve a preguntar: “¿Qué es un ‘Mac Guffin’? ” Y el otro: “Pues un aparato para atrapar a los leones en las montañas Adirondak”. El primero exclama entonces: “¡Pero si no hay leones en las Adirondaks!” A lo que contesta el segundo: “En ese caso, no es un ‘Mac Guffin’ ”.
Esta anécdota demuestra el vacío del ‘Mac Guffin’... la nada del ‘Mac Guffin’.
(...)
Mi mejor ‘Mac Guffin’ – y, por mejor, quiero decir el más vacío, el más inexistente, el más
irrisorio – es el de North by Northwest (Con la muerte en los talones). Es un film de espionaje y la única pregunta que se hace el guión es la siguiente: “¿Qué buscan estos espías?” Ahora bien, en la escena que tiene lugar en el campo de aviación de Chicago, el hombre del Servicio de Inteligencia Central se lo explica todo a Cary Grant, que entonces le pregunta hablando del personaje de James Mason: “¿Qué hace?” Y el otro contesta: “Digamos que es un tipo que se dedica a importaciones y exportaciones.
“– Pero ¿qué vende? - ¡Oh!... precisamente secretos de gobierno”. Ya se ve que en este caso redujimos el ‘Mac Guffin’ a su expresión más pura: nada.”
Alfred Hitchcock
François Truffaut: El cine según Hitchcock (Le cinema selon Hitchcock), 1966

Etiquetas:

4 comentarios:

Anonymous Popaul ha dicho...

Muy bueno recordarlo.

Claro que, con los tiempos que corren, me parece que todos vamos alocadamente, continuamente, detrás de evidentes Mc Guffins...

Un buen ejercicio sobre el "Mc Guffin" hitchcockniano, compendio de muchos asuntos de los films de Hitchcock, se encontraba en una peliculita seguramente perdida para siempre, realizada, bajo ese nombre, por Ricard Pasanau, quien creo que después no hizo nada más en cine.

Un saludo,

8:47 p. m.  
Blogger Cronopio ha dicho...

Es cierto. Mi hermano, que tiene golpes escondidos, me sugirió el Mac Guffin de "Ronin", de John Frankenheimer, un trhiller con unos espléndidos De Niro y Jean Reno, en el que todo gira en torno a la consecución de una maleta... de la que al final no sabemos lo que contiene.
Por cierto, la lectura del libro de Truffaut (imperdonable el inmenso retraso de su lectura) me está reconciliando con Alfred Hitchcock. De momento, revisitadas "Rebeca" y "Encadenados".
Hasta pronto

10:51 p. m.  
Anonymous Popaul ha dicho...

Sí: Es unlibro del que conviene leer el capítulo correspondiente a la película que acabas de ver. ¡Siempre te aporta algo!

10:05 p. m.  
Blogger Cronopio ha dicho...

Yo lo estoy haciendo a la inversa, ya que esta lectura, independientemente de la alusión a las películas, se descuelga en comentarios sobre el cine cine espléndidos, tanto de Hitchcock como del propio Truffaut (¡vaya coco el de Françóis!). Es decir, a partir de la lectura revisito las pelis (aquellas que puedo, claro). Una gozada.

12:12 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal