26.9.06

La noche de los girasoles

“Pedro y Esteban son dos espeleólogos que llegan a una zona montañosa para estudiar el hallazgo de una cueva y determinar si tiene interés científico. Les acompaña Gabi, la novia de Esteban, que les espera al pie de la montaña. Pero cuando los espeleólogos salen de la cueva, encuentran a Gabi aterrorizada: ha estado a punto de ser violada por un vendedor de aspiradoras. Aún bajo los efectos del shock, Gabi cree reconocer en un campesino a su agresor, lo que desencadenará la ira de Esteban y Pedro, que no dudan en atacar a un hombre solitario.”Vaya historia, ¿no? Pues Sánchez-Cabezudo (vaya apellido compuesto, ¿no?) saca petróleo de dónde aparentemente no lo había. Y eso debido a mi natural desconfianza ante las historias y dramas rurales. Sorprendente y espléndida película, pues. Claro que como el film comienza con la noticia de una violación, se me ocurrió que podría muy bien ser un docudrama, pero afortunadamente no lo es.
Se nota que es una peli pensada como peli por el montaje, por la puesta en escena, por el engarce de las diversas historias, sin respetar el orden cronológico en el tiempo, pero sobre todo, porque cada “episodio” (titulado) completa lo que queda sin explicar del anterior, y esto no sólo favorece la intriga sino que conduce a una “revelación” tras otra, además de ofrecer distintos puntos de vista de los mismos hechos. Cine del bueno, en definitiva. Quiero decir que el final de un episodio enlaza con el inicio de otro anterior, y así sucesivamente hasta que el rompecabezas se va completando. Y por que todos los personajes resultan tan verosímiles como convincentes.
La noche de los girasoles me recuerda Crash. Y no sólo por la organización del relato, por la presencia de la violencia en su estado más absurdo y no por ello menos real. Lo hace (pensar en Crash), sobre todo, por la utilización de la “casualidad” (y sus variantes más “retorcidas”) como elemento provocador del drama.
El truqui de la peli es que, de todas las posibilidades, siempre ocurre la peor. Y eso incluye la moral del individuo cuando se enfrenta a un conflicto realmente severo. De esta forma, las peripecias de los personajes, tan distintos entre sí, se ven abocados, a su pesar, a un mismo desarrollo dramático tan absurdo como lógico (tal como se suceden los hechos), tan inesperado como cruel. Y es que, como en la realidad, lo que menos importa es el itinerario que los individuos se han propuesto o previsto. Lo que cuenta es lo que el azar o, simplemente, la suerte (en este caso la mala suerte) les depara. Llámenlo destino si les suena mejor.
Jorge Sánchez-Cabezudo: La noche de los girasoles (España, 2006). Guión: Jorge Sánchez–Cabezudo. Productor: Enrique Mahco. Reparto: Mariano Alameda (Pedro, la víctima, espléndido), Cesáreo Estébanez (Cecilio), Celso Bugallo (Amadeo, el Hércules Poirot de la trama), Vicente Romero (el guardia civil corrupto), Manuel Morón (el violador, buen trabajo el suyo), Walter Vidarte (el cabrero), Carmelo Gómez (Esteban), Judith Diakhate (Gabi), Fernando Sánchez-Cabezudo, Petra Martínez, Nuria Mencía, Enrique Martínez, Mariano Peña, Amalia Romero. Duración: 123 minutos. Estreno: 25.8.06.

Etiquetas:

2 comentarios:

Anonymous Popaul ha dicho...

Un destino labrado a pulso, como el del pinta del guarda civil advenedizo...
Enternecedor el asunto de la hija del guardia civil veterano...
Y muchas cosas más para tratarse de una primera película, ¿verdad?

10:02 p. m.  
Blogger Cronopio ha dicho...

Pues sí. Podría ser perfectamente una peli de Joel y Ethan Coen. Un "Fargo" o la mencionada "Crash". Curiosamente, los personajes supuestamente "secundarios", el hombre del camino, el cabrero y el violador (por este orden) están sensacionales. Y no digamos los dos guardías civiles (el Caimán y el pequeño chantajista) y, efectivamente, la hija del viejo cabo. Y no olvidemos el "plot", o sea, la intriga. ¡Chapeau!

10:49 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal