3.12.08

Locomotora Negra


Parece que la famosa crisis (que no la pertinaz sequía, que casi ha desaparecido, lloviendo como debe ser) está por fin llegando, como una marea baja, a las clases medias bajas, clases medias intermedias y demás estratos del amplio espectro que separa a ricos y pobre; a los hijos de todos esos estratos y, en fin, a los del cuarto tercera. Y eso, porque la penúltima vez que llamé a los de ServiCaixa (con tiempo) para reservar entradas con motivo de la actuación de Locomotora Negra, en el Palau de la Música de Barcelona, aún se están riendo de mí.

Y como no soy inmune al embolao que nos han montado los de siempre (los “ricos”, según mi madre, impertérrita y sensata en sus convicciones), después de tanto tiempo, regresé a mis orígenes, es decir, al “gallinero” del Palau. Para los más jóvenes, el segundo y tercer piso del citado Palau.
A Ricardo Gill, "Capitán Nemo" y trompeta del grupo, le tengo un especial cariño, desde que le conocí, junto a sus dos hermanos y al resto del grupo, en sus conciertos gratuitos en la Plaza de Catalunya de Terrasa, con motivo del pionero Festival de jazz de esta ciudad. Ricard es un tipo enrollao como nadie, aunque parezca tímido incluso cuando zapatea maravillosamente, siguiendo el ritmo de un tema del gran Duke, y no exhiba precisamente aires de líder roquero.
Su actuación del pasado sábado 29 significó el cierre del Festival de Jazz de Barcelona. A cambio de tal "honor" les endosaron la siempre árdua tarea de realizar un “glosario” de los grandes músicos y temas más significativos desde los inicios del festival, allá por 1966, por lo que debieron hacer bastantes “piruetas” para adaptarse a todos los estilos jazzísticos habidos y por haber. Yo, entonces tenía 15 años, me encantaban los trenes eléctricos y, por supuesto, mi pieza preferida del convoy era la locomotora.

Etiquetas:

4 comentarios:

Blogger Rosabcn ha dicho...

Me encanta el Jazz, últimamente me compré un libro que pesa muchos kilos, de la historia del Jazz de los '60 en USA. Tiene unas fotos preciosas!

Aquí ahora hacen el North Sea Jazz Festival, en julio. Es un festival internacional muy importante, pero no he ido nunca porqué a veces no estamos.

Crisis? Sí, supongo que se nota en todas partes. En la empresa de mi marido van a despedir a 100 personas en enero...

xxx R

12:12 p. m.  
Blogger Cronopio ha dicho...

Gracias Rosa, por tu observación. Espero que no te importe que incorpore las estupendas fotografías tuyas a mis modestos Informes... A mí también me encanta el jazz, y como en otras músicas (la clásica, el rock...) el “directo” me reconcilia con esas músicas, las “revive”, ya que los discos no dejan de suponer para mí, que siempre estoy esribiendo y, en realidad, la escucho “de fondo” una forma de adentrarme en lo más profundo de sus avernos...
Besos

12:46 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Sí que Ricard Gili es un leader de grupo poco standard, con su destartale encima.
Estudié con su hermano, Toni, que tocaba el saxo y era del DAC, mientras que yo estaba en el CCI (luego nos quejamos de las siglas actuales...). Toni, que debe corresponder al segundo por la derecha en la caricatura, era un tío optimista, amigo de un Carles x?, que iba con una motoGuzzi que levantaba como si fuera un pijo fardón levantando la Cota Bultaco.
¡Che, qué cosas!
Popaul

11:14 p. m.  
Blogger Cronopio ha dicho...

Eso del “destartale” de Ricard me encanta Popaul, imposible describirlo mejor. Realmente el mundo es un pañuelo y nosotros sus mocos, pero da gusto descubrir estas “coincidencias”. Buena la descripción del tal Carles y su motoGuzzi. Vaya, que nos estamos perdiendo un escritor de tomo y lomo. No te digo nada de la Web, porque estoy en la fase de aprendizaje y, ciertamente, no entiendo un pijo.
Gracias

8:10 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal