30.3.08

Los sábados

Los sábados me gustan. Te limpian las telarañas de la semana y queda lejos todavía la hipotética melancolía del domingo por la tarde. Momento equidistante donde los haya, en el que hago las paces con el vacío estelar. Con la vana esperanza, quizás, de que hallan otras vidas además de ésta, a pesar de que ni siquiera la luz de las estrellas sea, como casi todo el mundo sabe, una garantía de su permanencia.
Momento de excelencia agnóstica, en el que me sacudo el polvo inútil de los sueños mientras las nubes, más allá de la ventana, parecen jirones grises huyendo del azul nocturno. Escucho música (Delibes, por ejemplo), escribo y, a ratos, tiendo mi mirada al sol, no para que se seque sino, todo lo contrario: para que se empape del sol (si lo hay) o de esa franja blanquecina que riza la punta de los edificios que lindan con el mar.
Y ventilo la casa de malos espíritus. Y puede que, más tarde, hasta me dé tiempo para ayudar a la vecina a colocar un fluorescente nuevo en rellano de la escalera. E incluso soy capaz de apañar un vermutillo con el Nubo y la Julia, en el parque próximo a su casa.
Y a ti, entretanto, voy poniéndote en el pelo cenizas de relámpago y cintas que duermen en la lluvia de tu ausencia. Además te quiero y hace tiempo y frío.
Y a veces tengo la extraña impresión de haber vivido contigo cosas recientes, y cuando, intrigado, hago repaso de las fechas y caigo en la cuenta de que las hice sólo, que tú todavía no estabas, mi desconcierto es tal que sólo puedo combatirlo escuchando alguna canción de Sinatra. "I've Got You Under My Skin", por ejemplo.
Texto: Arturo Montfort
Fotografía: Nubes, de Carolina Alfaro
Descripción: fotografía con tratamiento digital, texturas y saturación de color
Galería Goya
http://www.galeriagoya.com/php/modules.php?op=modload&name=My_eGallery&file=index&do=showpic&pid=89&orderby=dateD

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal