15.6.07

No hay color


- ¿De manera que también compartes mi chifladura de dormir con la ventana abierta? - le dijo Kafka a Felice en una de sus cartas diarias.
Cuando en realidad debiera haberle robado su Noche de ronda a Nat King Cole, recorrerse los pocos kilómetros que le separaban de Felice Bauer y obligarla a asomarse al balcón, espantada ante el escándalo que hubiera supuesto un individuo larguirucho y siniestro, con ese aire gótico de otro siglo, cantando en plena calle:
Dile que te quiero,
dile que me muero de tanto esperar,
luna que se quiebra sobre las tinieblas
de mi soledad.
Todo tiene su qué. Lo dijo, para no ir más lejos, Rainer María Rilke, el insigne poeta de todos los tiempos: "Ser amado es pasar y, en cambio, amar es permanecer con luz inextinguible porque, en definitiva, lo único que uno ama es ser." Dejando aparte el poso narcisista de la oración y utilizando un lenguaje lo más llano posible, deberíamos entender de sus palabras que entre dar o recibir, entre amar y ser amado, sencillamente no hay color. Ser amado otorga un bienestar extraordinario al espíritu, aunque también es verdad que, en muchos casos, alimenta el músculo de la vanidad.

Amar, al contrario:
1. Es un sentimiento compulsivo, pasional, que no depende de otros factores que los de la necesidad expansiva e irrefrenable, pero cuyo origen radica, sobre todo, en la capacidad de producir uno de los efectos más mágicos e inextricables del ser humano. Como el genio: se tiene o no se tiene.
2. A causa de la naturaleza de este fenómeno, y bajo el impulso de su ausencia (de la incapacidad para amar) se han construido desde catedrales hasta obras maestras de la literatura universal.
3. El ser humano, el hombre, sobre todo, ha producido grandiosos sustitutivos ante tal angustiosa carencia, con el único objeto de “extraer” y “conducir” tan majestuoso sentimiento, sin que, al contacto con el aire se descomponga como un puñado de arena, como ocurría con las momias egi
pcias. Y lo ha hecho mediante el artificio de la abstracción. De aquí el gran invento que supuso el amor platónico. Desde Santa Teresa de Jesús hasta los surrealistas todos. Llamémosle Dios, Musa o la mujer de tu mejor amigo.
Por lo tanto:
1. Hay pasión cuando se ama, no cuando se es amado.
2. Los hay que, a pesar de todo, nunca se dan por vencidos.
3. La felicidad y el amor se parecen a veces a esas líneas paralelas que sólo se juntan en el infinito.
4. Y a pesar de eso, o por eso mismo (y por otras muchas cosas de menor enjundia, todo sea dicho) la gente muere y no es feliz.

Fotografía:
zchizzerz: ... beauty.in.white, 13.8.2006. dubai, united arab emirates
http://les-plus-simples.com/displayimage.php?pos=-986

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal