7.2.08

Para leer las ofertas de trabajo


Cuando estuve de vuelta en los Ángeles encontré un hotel barato justo al lado de Hoover Street, y una vez allí me quedé en la cama y bebí.
Estuve bebiendo durante un cierto tiempo, tres o cuatro días.
No conseguí levantarme para leer las ofertas de trabajo, era demasiado para mí.
Francamente, estaba horrorizado de la vida, de todo lo que un hombre tenía que hacer sólo para comer, dormir y poder vestirse. Así que me quedaba en la cama y bebía. Mientras bebías, el mundo seguía ahí fuera, pero por el momento no te tenía agarrado por la garganta.” Charles Bukowski: Factotum, Anagrama, 1975, Pág. 57

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal