16.3.07

Los invasores


Aprendiz de cortador, esa fue mi primera colocación. Claro que nunca llegué a usar las tijeras. Para eso estaba Palau, el oficial cortador, ayudado por José, el oficial segundo cortador. Palau era de la gama catalán reconcentrado y José de la de andaluz de pura cepa. Palau y José mantenían esa relación de amor-odio tan característica en las parejas de hecho.
Y de cohecho:
- Este patrón parece un percebe – murmuraba Palau.
- Estas tijeras están demasiado afiladas– respondía José, blandiendo la herramienta como si una navaja toledana se tratara.
Sus puyas más o menos sutiles estaban fundamentalmente orientadas a hacerse la vida imposible. Socialmente, quedaban claramente enmarcadas en el choque de culturas producto del proceso migratorio a la que nos condujo la decadencia de la autarquía económica y el éxito del Plan de Estabilización. Dicho de otra manera, y a la manera de Palau:
- Esos murcianos que vienen a robarnos el pan. – Entendiendo por murcianos la acepción genérica que definía perfectamente el conglomerado polimorfo de andaluces, murcianos y extremeños que aterrizaron en la Estación de Francia huyendo de la miseria en los sesenta. El resto se fue a Alemania.
Opinaba José que los catalanes eran seres soberbios y un tanto retorcidos cuya principal finalidad era amontonar pela y joder a los pobres emigrantes. Palau era, efectivamente, un personaje sibilino, con cierta pinta de amargado y grandes dosis de cinismo. Le faltó tiempo para hacerse eco de una parodia que circulaba en los círculos sociales de baja estofa en relación con la entradilla en off de la popular serie televisiva Los invasores, relativa a una supuesta invasión de la tierra por los marcianos. Dicha entradilla decía así: “Los invasores. Seres extraterrestres de un planeta que se extingue. Su destino: la Tierra. Su propósito: apoderarse de ella. David Vincent lo sabe, él los ha visto. Sabe que los invasores ya están aquí... Su misión, ahora, consiste en convencer a un mundo incrédulo de que la pesadilla ha comenzado.” Mientras se oía esta parrafada, en la pantalla aparecía siempre la imagen en blanco y negro de un David Vincent con el rostro congestionado y un exagerado tic nervioso en el carrillo derecho. Vincent se pasaba la vida perseguido y acosado por unos extraterrestres que habían adoptado forma humana y a los que únicamente podía descubrirse mediante un divertido detalle: su dedo meñique aparecía siempre tieso como el asta de una bandera.
La variante que Palau recitaba con suma complacencia decía así: ”Los murcianos... seres de otra región que se extingue. Su destino: Catalunya. Su propósito: apoderarse de ella. Jordi Altafulla lo sabe, él los ha visto. Sabe que los invasores ya están aquí. Su misión, ahora, consiste en convencer a un mundo incrédulo de que la pesadilla ha comenzado.”
Los dos coincidían, sin embargo, en recomendarme sutilmente que no me apresurara demasiado en mi tarea, que, si nos poníamos a sacar la faena nos quedábamos sin trabajo en dos días. En eso tampoco hemos cambiado demasiado.
Los invasores. The Invaders. Estreno en España: 1968. Duración: 50 minutos. Emitido del 10.1.67 al 26.3.68.
David Vicent (Roy Thines) tiene que luchar , en solitario, con una raza de invasores de otra galaxia y, por si fuera poco, enfrentarse a un enemigo aún más difícil de vencer: el escepticismo del resto de la humanidad que le toma por un cantamañanas. Cualquiera puede ser un invasor: el policía al que pide ayuda, el periodista que se interesa por la historia, la chica con la que cree haber ligado...Vicent no se puede fiar de nadie, la persona menos pensada puede ser uno de los invasores de los que escapa a la vez que persigue.Cazador al mismo tiempo que presa, el protagonista lo tiene mal para reconocer a sus enemigos: el dedo meñique tieso, la falta de pulso (no tienen corazón) y la higiénica costumbre de desintegrarse al morir es lo único que diferencia a los inavasores de los humanos.
Cómo reconocer a un extranjero
· No tienen ningún pulso o latido del corazón
· Necesitan regenerarse cada pocas semanas para tener el aspecto humano
· Cuando mueren, incineran, no dejando virtualmente ningún rastro
· Alguna de ellos tienen un cuarto dedo transformado
· Cuando los hieren, no sangran
· El oxígeno puro es fatal para ellos
· No tienen ninguna emoción

Etiquetas: ,

3 comentarios:

Blogger Don topo ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

6:11 p. m.  
Blogger Don topo ha dicho...

Otra serie de culto de los años 60. El primer episodio se emitió el 10 de enero de 1967 y el último el 26 de marzo de 1968.

6:12 p. m.  
Blogger Cronopio ha dicho...

don topo siempre tan oportuno. Por cierto, el sábado fui al concierto de Phoenia, un grupo italiano réplica perfecta (con premios y demás) de ... Pink Floyd!

10:14 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal